Consejos para alquilar un apartamento de vacaciones

Cada vez se demanda más el alquiler de apartamentos de vacaciones por ser una alternativa más económica que el hotel y por ser más cómodo, sobre todo si se pasa las vacaciones en familia. La Organización de consumidores y usuarios (Ocu) ofrece algunas recomendaciones para tener en cuenta antes de firmar el contrato, en el momento de entrega de las llaves y si se producen problemas durante la estancia.

 

1. Cerciórate bien de que la vivienda se ajusta a lo prometido. Lo mejor es visitar antes el apartamento que quieres alquilar pero si no es posible, solicita al propietario un dossier fotográfico en el que aparezcan las principales estancias, accesos y vistas, así como las dotaciones o servicios, como piscina, jardín, etc. Las fotos te mostrarán el estado de conservación del mobiliario y electrodomésticos.

 

2. Negocia el precio y las condiciones. Si llegas a un acuerdo en cuanto a precio y condiciones, siempre debes firmar un contrato pero antes de firmarlo, léelo, revísalo detenidamente y presta atención a conceptos como la señal, la fianza, el inventario de enseres, etc.

 

3. La señal es mejor que conste en el contrato. Lo más normal es que el propietario pida una señal para garantizar la reserva del piso en las fechas acordadas, señal que será descontada del total a pagar. También puedes negociar la posibilidad de cancelar la reserva sin gastos en un plazo determinado en caso de que la reserva se haya hecho con tiempo de antelación. De lo contrario, lo más normal es que el propietario en caso de cancelación a última hora se quede con la señal como compesación. También pide un justificante del pago y comprueba que la persona beneficiaria de la transferencia o la que recibe el pago es también la que figura en el contrato como propietario.

 

4. Pide detalle de la fianza. Si el propietario de la casa te exige fianza, pide que se detalle claramente el concepto y las condiciones de su aplicación.

 

5. Comprueba el contrato e inventario antes de firmarlo. Una vez en la casa, verifica que lo que se indica en el inventario es lo que efectivamente hay en la vivienda y comprueba el estado en que se encuentra dicho inventario. Haz saber al propietario las deficiencias o no que haya. Una vez de acuerdo, el inquilino pagará lo pactado por el alquiler descontando la señal y el arrendador entregará las llaves del apartamento. La Ocu recomienda también pedir un teléfono de contacto para posibles incidencias.

 

6. Recopila pruebas documentales en caso de problemas. Además del contrato, mantén guardados los emails enviados y recibidos, los folletos promocionales de la agencia inmobilairia si los hubiera, las fotografías enviadas por el propietario o hechas por ti, tiques de autobús o taxis (que demuestren que el apartamento no estaba en el lugar indicado). Si el arrendador es el dueño de la casa, ante problemas habrá que interponer una demanda ante el juzgado de primera instancia de la localidad en la que se encuentre la vivienda. Pero si el arrendador es una agencia inmobiliaria, habrá que rellenar una hoja de reclamaciones pero si ni aún así se solucionan los problemas, habrá que recurrir a la vía judicial.

 

Si buscas una vivienda de alquiler para tus vacaciones en el portal inmobiliario de CasaToc podrás encontrarla.

Be Sociable, Share!