Control de accesos para comunidades de propietarios

En las comunidades de propietarios grandes resulta realmente complicado controlar el acceso de intrusos con flexibilidad, sin limitar la libre movilidad de los vecinos. Gracias a los sistemas de control de accesos, a través de una única tarjeta, puedes gestionar y controlar con suma facilidad y eficacia el acceso a las zonas comunes como el parking, ascensores, trasteros, piscina…

Gracias a la asignación o cancelación de permisos de usuario, puedes denegar el acceso de morosos a la piscina o limitar el acceso del personal técnico y de mantenimiento únicamente a los espacios que deban utilizar (cuarto de contadores, calderas, almacén de limpieza…).

 

Se acabaron los juegos de llaves

Para abrir todas las cerraduras de una comundiad son necesarias, de media, entre 5 y 7 llaves. Con las tarjetas de proximidad de un control de accesos, sólo necesitas una única tarjeta para acceder a todos los espacios de la comunidad.

Si una de estas tarjetas se extravía o si los inquilinos de un piso alquilado no han devuelto sus tarjetas, no será necesario cambiar los bombines de las puertas. Se procederá a anular, en tiempo real, el derecho de acceso de este usuario sin restringir el de los demás.

 

Ahorro de costes

Además del ahorro de costes por juegos de llaves y cambio de bombones, un control de accesos -igual que un diamante- “es para siempre”. El gremio de cerrajeros estima que un modelo nuevo de cerradura, tiene una vida útil de 6 años como máximo. Pasado ese tiempo, si todavía sigue funcionando, será completamente vulnerable.

Por el contrario, los lectores de proximidad del control de accesos son elementos sellados, sin piezas móviles y sin ningún contacto con la tarjeta -basta con acercarla para activar la apertura de las puertas-, lo que garantiza un perfecto funcionamiento sin límite de uso. Al no existir desgaste, las tarjetas pueden reprogramarse en remoto y reutilizarse.

 

Sistema de seguridad

No se trata de un sistema de apertura de puertas, sino de un sistema de seguridad. El 90% de los manos de garaje, tanto de cófigo fijo como evolutivos, se pueden copiar e incluso algunas puertas de garaje pueden abrirse con una simple correa de reloj.

Las tarjetas del control de accesos no pueden duplicarse. Cada tarjeta posee un código distinto e identifica a cada usuario, gestionando y controlando que los vehículos o personas que sean de la comundiad sean los únicos que tengan acceso a la misma. El sitema registra y conserva todos los eventos de acceso o de intento de acceso, recopilando información sobre cuándo y dónde accede cada usuario.

 

Integración con otros sistemas

El sistema de control de accesos se puede integrar con otras soluciones como la videovigilancia, fotoidentificación, control de rondas, control de ascensores, control de presencia, gestión de edificios… par aun control aún mayor.

Be Sociable, Share!