La fotografía inmobiliaria: ¿Crees que ayuda a vender?

¿Crees que la fotografía inmobiliaria ayuda a vender una vivienda? Me temo que no. El 90% de las fotos de viviendas que encontramos online son un desastre. Me puedo imaginar a los fotógrafos profesionales sufriendo un derrame cerebral si visitaran cualquier portal inmobiliario.

Fotografías hechas con móviles, fotos mal enfocadas, fotos de habitaciones que no interesan, fotos sin suficiente luminosidad… y en la mayoría de los casos fotos hechas deprisa y corriendo, porque hay que subir la propiedad cuanto antes a Internet.

 

Sólo fotografía inmobiliaria de calidad

La fotografía inmobiliaria de calidad sí ayuda mucho a generar más y mejores solicitudes de  información. Sin embargo, la baja calidad de las fotos de un inmueble lo que genera es escaso interés y deja al agente inmobiliario o agencia como uno más del montón.

Hoy, la mayoría de las búsquedas online se hacen con dispositivos móviles con alta resolución de imagen. Lo mismo podemos decir de las tarjetas de resolución de los ordenadores. Cuando te acostumbras a ver buenas imágenes online, una mala imagen o fotografía inmobiliaria desilusiona.

En resumen, la calidad de la fotografía inmobiliaria es lo que ayuda a conseguir solicitudes de información.

 

Fotografía inmobiliaria: algunas recomendaciones

1. Fotografía también el entorno. Comprender el entorno que rodea un inmueble es fundamental para comprender el valor del mismo. Tan importante es enseñar los detalles de la vivienda, como visualizar el contexto en el que se ubica. Un fallo muy común en la fotografía inmobiliaria.

 

2. Utiliza un objetivo gran anular y otros para conseguir diferentes perspectivas de interiores y exteriores.

 

3. Cuidado con el dedo. La gente dispara fotos en modo automático y como la cámara no detenca la luz suficiente para que la foto salga correctamente expuesta, el flash se dispara solo. ¿El resultado? Reflejos y fogonazos en espejos, azulejos y elementos metálicos como griferías en baños y cocinas. Pequeñas o grandes zonas quemadas en esos elementos y el resto de la escena completamente oscura.

 

4. Cuidado con el contraste de luminosidad entre el interior y el exterior. Toma la fotografía desde el ángulo correcto. Cuando haces fotos y tienes una ventana, en la mayoría de las ocasiones la diferencia de luminosidad entre el exterior y el interior es tan grande que tu cámara es incapaz de recoger correctamente toda la escena. Fotografiar desde el ángulo correcto exita que obtengas unas fotos en las que las ventanas están completamente sobre-expuestas que hace de la foto una masa blanca que desluce enormemente el resto de la composición.

 

5. Piensa lo que vas a hacer. Hay que planificar las fotos. Esta es la primera regla de la fotografía inmobiliaria. Hay que obtener fotos del exterior y del interior.

 

6. La mayoría de las agencias inmobiliarias utilizan cámaras de uso particular con configuraciones automáticas para fotografiar inmuebles. Estas fotografías funcionan para propiedades cuyo coste no es muy elevado. En cambio, para las grandes mansiones y propiedades exclusivas y de lujo, se requiere una fotografía de alta calidad, ya que en caso contrario, perdería la definición de propiedad exclusiva, si la calidad de la imagen no es afín al de la propiedad.

 

Be Sociable, Share!