“Maquilla” tu casa para venderla más rápido

Maquillan casas. Las “ponen guapas” para que entren por los ojos. Para que sea un amor a primera vista de quien podría ser su futuro propietario o inquilino. Es el trabajo de los home stagers, profesionales inmobiliarios que buscan potenciar al máximo los puntos fuertes de una vivienda y disimular, también al máximo, sus debilidades con un objetivo claro: conseguir que se venda o se alquile en el menor tiempo posible y sin necesidad de realizar un fuerte ajuste de precios.

Desde MercaToc te aconsejamos como aplicar algunas técnicas para “maquillar” nuestra casa.

 

 

Son muchos los vendedores que optan por bajar el precio como única salida para vender su casa y no se dan cuenta de que hay técnicas que no sólo permiten acelerar la venta, sino que no te obligan a rebajar tanto los precios, explica Constanza Subijana, de la Asociación de Home Staging de España.

Según su experiencia, con el home staging, las casas se venden dos veces más rápido y por un precio en torno a un 7% por encima de aquellas viviendas que no recurren a estas técnicas. Hay que transformar la vivienda del vendedor en un lugar donde el comprador aspire a vivir y para ello es necesario conocer bien el activo e identificar al futuro comprador o inquilino. Una vez identificado, nos ponemos manos a la obra.

Con este tipo de técnicas se consiguen alquilar pisos en cuestión de días o vender casas que llevaban meses en el mercado sin encontrar un comprador.

La primera impresión es fundamental. La decisión de alquilar o comprar una casa se toma durante los primeros 90 segundos. Es un proceso subliminal. En apenas un minuto sabes si te gustaría vivir en esa casa o no. Si es para ti o no. Es como enamorarte de una persona, lo sabes o no. Un proceso que apenas dura unos segundos.

before-and-after-home-staging

 

Potenciar los puntos fuertes y disimular los débiles

Como si de maquillaje se tratara, aporta luminosidad a la vivienda, disimula sus puntos débiles o imperfecciones. Hay que transformar la vivienda del vendedor en un lugar donde el comprador aspire a vivir y para ello es necesario conocer bien el activo e identificar al futuro comprador o inquilino. Utiliza técnicas de venta inmobiliarias que consisten en transformar una vivienda que está a la venta en un producto inmobiliario muy atractivo para un potencial comprador. Tiene que estar impecable para que el cliente se sienta como en casa nada más entrar.

Es preferible viviendas amuebladas a pisos vacíos. Sólo el 10% de los compradores puede visualizar el potencial de una vivienda vacía. Los muebles dan carácter a la vivienda y permiten crear una conexión emocional con el comprador.

Potencia la luz, desaloja espacios, despersonaliza la vivienda… aunque, eso sí, es muy difícil ser objetivo con tu propia casa y lo que no podemos pretender es que al futuro comprador le gusten nuestras cortinas, nuestros muebles, la foto de nuestra boda… Sin embargo, quien entra en el piso tiene que poder imaginarse viviendo allí. Sí está muy cargado, con muchos detalles personales, es imposible hacerse una idea. Debes quitar  mucha personalidad de la familia que está viviendo en ella y buscar una decoración mucho más neutra porque no sabemos quien va a residir en las casas.

Necesitamos espacios muchos más despejados e iluminados. Tonos y colores suaves y neutros…

orchard-Collage

 

Pero, ¿Cuánto cuesta llegar a estos resultados?

Está al alcance de todos los bolsillos. Es difícil dar una cifra porque depende de si la vivienda está amueblada o vacía, de si puedes utilizar los muebles ya existentes. El propietario debe ser consciente de que durante el tiempo que el piso permanece vacío está perdiendo mucho dinero. Tienes que pagar el IBI, los gastos de comunidad, agua, luz… Con un mes de alquiler puede compensar. Ten en cuenta que al mes siguiente con casi un 90% de posibilidades estará alquilado y recuperarás lo invertido.

traditional kitchen.jpg  640×342

 

Es recomendable que cualquier vivienda que está en el mercado inmobiliario pase por el filtro de home staging y por las manos de una persona objetiva que aporte neutralidad en la vivienda. Y quizás es mucho más recomendable en el caso del alquiler. Si al potencial inquilino le gusta la casa, la va a alquilar tal y como se la enseñemos porque, cuando hablamos de alquiler, la gente no se quiere gastar más dinero. Si no le gusta la va a descartar y pasará la siguiente. Tenemos que diferenciarnos para que el potencial comprador o inquilino no quiera otras opciones.

Fuente: el confidencial

Be Sociable, Share!