Toda la verdad sobre el cambio “Responsive” de Google y cómo afecta a tu web

¿Qué supone el cambio de algoritmo de Google del próximo 21 de abril que afecta a las webs que no son “Responsive”?

 

¿Qué significa “Responsive” y cómo se sabe si una web o blog lo es?

Se puede decir que una web, blog o eCommerce es “responsive” (o adaptativa) cuando puede visualizarse desde dispositivos móviles y tablets, adaptándose de forma coherente (en términos de usabilidad) a las dimensiones de pantallla de los mismos.

Consiste en redimensionar el diseño de un sitio colocando los elementos de forma que se adapten a los anchos y largos de cada dispositivo, permitiendo una visualización óptima por parte del usuario, así como una mejor experiencia de uso.

 

¿Cómo te afectan los cambios en el algoritmo de Google?

El 21 de abril de 2015, Google cambiará su algoritmo y tendrá en cuenta si una web, blog, o eCommerce está adaptado o no a los dispositivos móviles (smartphones y tablets).

Pero, Google no penalizará a ninguna Web ni la borrará de los resultados de búsqueda como dicen algunos “expertos” que buscan asustar a sus clientes para obligarlos a cambiar sus webs. Al contrario, lo que si hará Google es premiar a las Webs y Blogs que estén adaptados con un mejor posicionamiento en los resultados. En realidad, este cambio será otro factor relevante para posicionar, como otros que ya existen y en el SEO todo lo que suma es relavante.

Importante: Este cambio afectará a las Webs y Blogs sólo en los resultados de búsqueda realizados desde dispositivos móviles o tablets. No afectará a las búsquedas hechas desde ordenadores de sobremesa o portátiles.

Si tienes una web, blog y sobre todo una tienda online (eCommerce), debes averiguar si tus posibles clientes están realizando b´suquedas de tus productos o servicios desde dispositivos móviles o tablets (que seguro que sí) y entonces apatar tu sitio para no perder oportunidades de conversión.

 

Existen dos tipos de adaptaciones

1. La más conocida y recomendable es precisamente la opción “Responsive”, que como ya explicamos se adapta según el ancho de pantalla a través de contenidos e imágenes fluidos.

Este tipo de diseño permite reducir el tiempo de desarrollo del sitio, evita los contenidos dulicados, y aumenta el “engagement” en redes sociales, ya que permite compartirlos de manera fácil y rápida.

 

2. La otra opción es la “Web móvil” o App (aplicación móvil), la cual recomiendo sólo si se quiere ofrecer algo distinto al usuario móvil que al escritorio, algunas veces tenemos clientes que necesitan esta opción.

La ventaja con esta segunda opción, es que obtienes una web adaptada completamente a móviles, por lo que tendrá “menos peso” y la velocidad de carga será mucho más rápida.

Pero, si la persona encargada de desarrollar tu web Responsive (opción 1) es realmente profesional y está al tanto de todo lo que hace Google con su algoritmo, tendrá en cuenta este factor de ventaja de la opción 2, y podrá solventarlo creando páginas condicionales evitando la carga de recursos innecesarios cuando el usuario provenga desde un dispositivo móvil, obteniendo así la ventaja de la opción 2 en la opcion 1.

Para la versión 2 (específica de móvil) las desventajas son varias. Por ejemplo, tu programador tendrá que indicar en todas las páginas una serie de metatags, uno de los más importantes es el rel=”canonical”, que indica a Google que la versión escritorio es la preferida de forma que no la detecte como contenido duplicado ni te perjudique en el SEO.

También tendrá que incluir la etiqueta rel=”alternate” para determinar en que rangos de anchura se debe mostrar la versión móvil o la versión web. Esto es fundamental.

 

¡Cuidado con los vende humo del SEO!

Algunos programadores te propondrán “tumbar” tu Web o sitio y ofrecerte hacer una nueva (desde cero) cobrando así por una Web completa y esto no es absolutamente necesario. Una cosa es que adaptes tu Web y otra muy distinta es que tal vez necesites renovarla aprovechando el cambio de algoritmo de Google.

Todas las Webs, Blogs y eCommerce pueden ser adaptados a “Responsive” en cualquiera de sus CMS: (Prestashop, WordPress, Magento, Joombla, Drupal, PhP…).

Otro aspecto que tu programador deberá tener en cuenta si decide rediseñar, es el hecho de mantener rutas para no afectar al SEO.

En definitiva, para que tu Web, Blog, o eCommerce sea Responsive, no elijas a alguien que sólo sabe programar Webs, sino a un profesional que sepa sobre cómo afectan los algoritmos de Google al SEO y cómo impacta este hecho a la hora de programar. Dejar la conversión a alguien que hace Webs baratas no es la mejor opción, lo barato luego te saldrá caro.

 

¿Cómo mejora tu Web, Blog o eCommerce siendo Responsive?

Es  importante que sepas que, una vez responsive, no se aprecian mejoras como tal en tu Web (a simple vista). Incluso hay personas que piensan que si su Web se visualiza en un móvil, entonces es responsive. En realidad, lo que mejora es la experiencia del usuario.

Google se centra cada vez más en la experiencia de usuario intentando que sea lo más positiva y satisfactoria posible, esa es su prioridad, que el usuario encuentre aquello que busca de manera fácil, lo que resulta en que sigan utilizando su buscador, su fuente de ingresos principal.

Si tu web no es responsive, entonces tienes muchas probabilidades de que el usuario se vaya tan rápido como llegó, por difícil lectura, navegación confusa y poca funcionalidad. Este hecho incrementará el porcentaje de rebote, disminuirá el número de páginas vistas y reducirá el tiempo en el sitio web. Estos tres factores influirán negativamente en el SEO general de tu web, afectándose tanto en el posicionamiento orgánico desde portátiles (o escritorio) como desde dispositivos móviles y tablets.

 

Be Sociable, Share!